martes, 24 de septiembre de 2013

"Giving": reflexionando sobre nuestros valores

La mejor manera de comenzar el artículo de hoy es presentándote el siguiente video:

video

Se trata del anuncio publicitario “Giving” con el slogan “Dar es la mejor comunicación”, de una compañía tailandesa de telecomunicaciones, en el que se cuenta la historia de un niño que roba medicamentos en una farmacia para su madre enferma. La dueña del local le persigue, le grita y le retira la mercancía robada, pero entonces aparece el dueño de un bar que decide pagarle la medicación, pidiéndole además a su pequeña hija que le entregue al muchacho un caldo de verduras. Sin ni siquiera dar las gracias el niño los coge y sale corriendo. Tres décadas después, el dueño del bar sufre un infarto y tiene que ser ingresado. La hija recibe la factura del hospital y se desespera al ver que no puede costearla, teniendo que poner en venta el local de su padre. Un día al despertar encuentra en la cama donde está su padre la factura con los gastos pagados y una nota que dice “Todos los gastos pagados hace 30 años con tres paquetes de analgésicos y una sopa de verduras. Con mis mejores deseos, el doctor Prajak Arunthong”
Si te pido que me digas una palabra para describir esta historia seguramente estarás pensando en “altruismo”, “empatía”, “caridad”, “solidaridad”… no importa, todas ellas me sirven, porque en realidad en una acción de este tipo es en el gesto y no en la palabra donde radica la verdadera fuerza de los valores de la raza humana.
En ocasiones llegar a entender el comportamiento de los demás nos lleva a experimentar unas emociones muy similares a las que esa persona pueda estar teniendo. El sentimiento generado, y más teniendo en cuenta si existe proximidad con algún aspecto de nuestras vidas o similitud con alguna experiencia vivida, nos hace alejarnos del individualismo y egoísmo con el que la sociedad cada vez más nos educa, para convertirnos en personas solidarias.
No he tenido por el momento ocasión de viajar a estos países asiáticos, pero sí conozco que en ellos la sanidad es un gran problema. Si te enfermas y no tienes dinero para pagar los gastos simplemente te mueres. Familias enteras se arruinan por salvar la vida de un familiar enfermo. Quizás por ello, en estos países la solidaridad llega a unos niveles que en el mundo occidental nos resulta casi imposible de imaginar. No sé cuál será tu opinión al respecto, pero sí que a partir de algunas experiencias personales vividas en viajes o con personas allegadas, cada vez estoy más convencido de que quien menos tiene más da. Y no sabría explicar bien el motivo, pero quizás algo tenga que ver con que en los países más desarrollados el sistema (político, social, educativo…) no funciona como debería y como consecuencia de ello perdemos la pureza de los valores que más nos ayudarían a tener un mundo algo mejor.

martes, 17 de septiembre de 2013

La importancia de la intracomunicación

El ser humano se distingue del resto de animales, entre otros aspectos, por ser racional, afectivo y social. Si nos paramos a pensar en esta tríada comprobaremos que la comunicación se encuentra enzarzada en cualquier persona tanto internamente como en las relaciones que ésta establece con los demás. El pensamiento, las emociones y los valores nacen primero en nuestro interior antes de plasmarse en conductas hacia el exterior.

La comunicación intrapersonal es la que uno mantiene consigo mismo y en realidad es la más importante, pues nos acompaña allá donde vayamos. Si tenemos una mala imagen de nosotros mismos esa opinión nos va a estar acompañando en todos y cada uno de los momentos que vivamos e influirán en nuestros comportamientos y decisiones, llegando a contaminarlos de manera negativa. La mala experiencia resultante, influida por esos pensamientos negativos, dará como resultado unos sentimientos en nosotros que estarán retroalimentando los que ya teníamos y, a su vez y como consecuencia de ello, nuestros nuevos pensamientos serán si caben aún más negativos y… así el pez que se muerde la cola. Si por el contrario nuestra autoimagen es buena, el proceso que acabo de señalar será similar, pero con un toque de positivismo que irá en aumento.

La comunicación interpersonal, en cambio, se define como aquella que establecemos con otras personas y sin duda irá influida por la comunicación previa que hayamos tenido con nosotros mismos. Nuestros pensamientos, emociones y sentimientos están influyendo constantemente nuestra comunicación tal y como la reciben y perciben los demás. He aquí la suprema importancia de la comunicación intrapersonal a la que antes me estaba refiriendo.

A diferencia de la interpersonal, la comunicación intrapersonal nos está acompañando las 24 horas del día durante todos los días de nuestra vida. Nuestras reflexiones, las vueltas que le damos a la resolución de un problema, nuestros momentos de silencio y meditación, nuestras metas en la vida, creencias, valores, fantasías, sueños y hasta la escritura…, en cualquiera de esas situaciones estamos comunicándonos con nosotros mismos.



Como vengo diciendo desde que comencé este blog debemos tratar de trabajarnos nosotros primero antes de intentar asesorar o ayudar a los demás. Para motivar a un equipo, antes debemos estar motivados nosotros. Para pretender que alguien se quiera un poquito más, antes tendremos que haber trabajado nuestra autoestima. Si queremos conocer a otras personas y opinar o conocer el porqué de sus comportamientos, antes deberemos haber dedicado bastante tiempo a autoconocernos. Y así con todos y cada uno de los aspectos que pretendemos a diario utilizar como argumento y justificación del comportamiento humano.

En un mundo interno de emociones no nos queda otra que cuidar de las nuestras antes de dar o recibir curas por parte de quienes nos rodean.

jueves, 5 de septiembre de 2013

El Currículum Vitae: ¿cómo impresionar al seleccionador?

No cabe duda de que las cosas están cambiando en muchos de los aspectos que como personas y como profesionales nos rodean.

El esquema social, el político, el económico, el familiar… ¿podríamos decir que es igual ahora que 5 años atrás?. ¡Está claro que no! Todo está cambiando, todos estamos cambiando y en realidad si nos paramos a pensar, observamos que en la historia de la humanidad siempre ha habido cambios que han permitido la evolución hasta la vida tal cual hoy la conocemos. Y aunque hay momentos en los que parece que en vez de evolución vivimos en una verdadera involución, quizás ésta también tenga que formar necesariamente parte de ese proceso de cambio permanente.

En el ámbito laboral y como profesional de Recursos Humanos he observado cambios en estos últimos años que, si me pusiera en el papel del candidato que busca empleo, me harían cuestionar ciertas cosas a la hora de decidirme por entregar mi currículum en el departamento de RRHH de una empresa.

¿Crees que hoy en día el CV en papel metido en un sobre y enviado por correo al responsable de RRHH tiene efecto?, ¿crees que apuntarse a una oferta de empleo en la que se apuntan más de 1000 candidatos asegura la llamada?, ¿crees que entregar en mano tu solicitud en la recepción de una empresa es la mejor solución?, ¿o acaso crees que es tan fácil como antes entrar por "enchufe" en una empresa?

Estas son reflexiones que lanzo, pero no sin ánimo de desvalorizarlas al 100% porque es probable que algunas de estas vías todavía sigan siendo factibles, aunque estoy convencido de que no en la misma medida en la que lo fueron en su día.

La actualidad (año 2013) se mueve entorno a las nuevas tecnologías, a las redes sociales, a los formatos 2.0; vías o medios de comunicación a los que les falta el toque personal que sin duda le dará el valor añadido y diferencial para que nuestra solicitud sea la escogida. Aquí entra en juego la marca personal que cada uno debemos saber potenciar.

Y la pregunta que me harás será, "Álex, entonces ¿qué me recomiendas que haga a la hora de buscar empleo?".

Bien, sin dejar de lado el punto crítico de la tasa de desempleo en el que nos encontramos y teniendo presente que no existe un método infalible, mis primeras recomendaciones son las siguientes:

- Si aún no lo has hecho, date de alta en las principales redes sociales en las que encontrar personas de tu entorno profesional (LinkedIN, Twitter, Google+…) e interactúa con ellas directamente o a través de foros y publicaciones propias.    

- Si encuentras el correo directo del responsable de RRHH o, en su defecto, de la persona más cercana a quien te pueda ofrecer una entrevista, no dudes en escribirle personalmente. No le supondrá molestia alguna, pues para algo decidió hacerlo público.   

- Sé creativo, innova y diferénciate. Destacando ciertas cualidades personales y de formato harás que tu CV brille por encima de otros y tendrás más posibilidades de que sea leído. Recuerda que el CV en papel ya no sirve como antes. Existen formas más originales de explicar a la empresa por qué eres el candidato que están buscando. He aquí un ejemplo brillante de una profesora de ESO en el paro (al estar escrito en catalán, si tienes cualquier duda, consúltamela y te doy la traducción):


Y este es sólo el principio, porque la imaginación y las vías por las que moverte son múltiples y variadas. Es cierto que ese factor suerte de "estar en el lugar y en el momento adecuados" toma juego en los tiempos que corren, pero no debemos agarrarnos a él y debemos intentar que el éxito no nos sea azaroso, sino conseguido por méritos propios. La constancia, la perseverancia y la tolerancia a la frustración deben ser tus acompañantes fijas en este camino.